Moda en el Mundo

publicidad
26 de noviembre de 2013 • 11:42

Kanye West le declara la guerra a Louis Vuitton

Tras el rechazo que sufrió el rapero de la casa de moda francesa Louis Vuitton, el cantante decidió emprender una campaña para dejar de comprar productos de esta marca

Foto: Getty Images
 


El problemático rapero no ha dudado ahora en dirigir toda su rabia y sus ansias de venganza hacia la casa de moda francesa Louis Vuitton, después de que el principal directivo de la firma, Yves Carcelle, se negara a reunirse con él para debatir el proyecto textil que el cantante quería iniciar con el apoyo de la marca. Considerando un claro gesto de desprecio el rechazo de Carcelle a dedicarle cinco minutos de su tiempo para hablar cara a cara, Kanye West ha decidido iniciar una campaña incendiaria para disuadir a los neoyorquinos de comprar cualquier artículo de Louis Vuitton, haciendo gala así de todo su poder de influencia en la sociedad.

“Quería reunirme con Yves Carcelle en París y me rechazó con una soberbia que no es de este mundo. Básicamente me dijo que por qué en Louis Vuitton querrían verse con un tipo como yo. En ese momento perdí el control y le dije que se estaban perdiendo la oportunidad de llevarse el mérito por lo que estaba planeando hacer en la industria de la moda. Les dije que se iban a arrepentir mucho por haber desplegado ese tipo de actitud hacia mí, y por eso ahora quiero iniciar este boicot a sus productos en Nueva York. No saben hasta dónde estoy dispuesto a llegar”, explicó el intérprete en la emisora de radio neoyorquina 92.3 NOW.

Además de sacar a la luz sus conflictos con los pesos pesados del mundo de la moda, Kanye ha querido romper una lanza en favor de su prometida Kim Kardashian y del papel que juega en el programa de telerrealidad que protagoniza junto a  todo el clan familiar de los Kardashian. A pesar de haber sido tachado de superficial y frívolo por varios sectores del público estadounidense, el rapero está convencido de que, ante todo, el formato es un ejemplo positivo de la proliferación de parejas sentimentales interraciales.

“Kim Kardashian y su familia no están siendo valorados como deberían por su contribución a una sociedad más tolerante. He escuchado todo tipo de insultos hacia ellos, cuando su verdadera misión es la de mostrar a la gente que no hay ningún problema cuando un chico negro está con una blanca, o al revés. Todavía hay gente que discrimina a sus allegados por el hecho de haber encontrado el amor en una persona de otro color”, indicó.

 

Terra