Mujer

publicidad
29 de mayo de 2012 • 10:49

Así sobrevivió la modelo que fue quemada con ácido

Las quemaduras de tercer grado en su rostro y la córnea del ojo izquierdo truncaron su carrera como modelo.
Foto: Getty Images

Cómo olvidar la historia de la ex modelo y presentadora de televisión Katie Piper quien recibió un ataque de ácido en su rostro cuatro años atrás. Producto de lo que le pasó, la joven creó una fundación llamada Katie Piper para personas con graves quemaduras y esta semana lanzó un libro inspirado en cartas que le llegaron en busca de consejos.

Bajo el título “Things get better”, este libro es una radiografía de los dramas que viven cientos de personas alrededor del mundo y que se identificaron con el caso de esta mujer.

Cuando tenía sólo 24 años y una carrera exitosa, conoció a través de Facebook,  al que creyó que sería el hombre de su vida, Daniel Lynch. Sin embargo, al pasar el tiempo este comenzó a mostrar su personalidad enfermiza. En marzo de 2008, en un hotel de Londres, Lynch violó y amenazó de muerte a Piper, para luego arrojarle ácido.

Las quemaduras de tercer grado en su rostro y la córnea del ojo izquierdo truncaron su carrera como modelo. Debió pasar los siguientes dos años con una máscara que usaba 23 horas al día, además de tener que soportar dolorosas curaciones.

Cuando decidió hacer público su caso con la intención de ayudar a otras personas creó una fundación con su nombre y comenzó a recibir cientos de cartas de personas alrededor del mundo que le contaban sus problemas, no solo relacionados con quemaduras, sino que también con otro tipo de sufrimientos como la anorexia o la soledad, entre otros, lo que la inspiró para escribir un libro que lanzó hace pocos días.

En el libro además, cuenta cómo ha tenido que vivir con el prejuicio y las miradas de la gente. “El otro día había un grupo borracho de hinchas de fútbol en la calle. Cuando me acerqué lo suficiente como para que me vieran, uno de ellos gritó: -¡Cara de botox!-. Me dije: ‘No, en realidad es mi cara derretida por ácido’. Pero después pensé que lo que me había dicho era, en verdad, una especie de cumplido, ya que significa que no tengo una apariencia tan extraña”.

Terra