publicidad
20 de febrero de 2013 • 15:51 • actualizado el 28 de febrero de 2013 a las 11:22

Bancos de células madre: ¿Vale la pena invertir?

 
Son altos los costos, pero ¿qué pasa con los beneficios reales?
Foto: Getty

 

Bastantes críticas han recibido los bancos de células madre que se instauraron en Chile con la finalidad de entregar un “seguro de vida biológico” a los recién nacidos en caso de alguna enfermedad.

No todos los tratamientos que se ofrecen pueden ser viables y "el gastadero de plata" es enorme.Ve a continuación de qué se trata y si es o no conveniente costearlo.

 

Más de 13 mil chilenos son los que han confiado en los bancos de células madre para asegurarle una cura a sus hijos en caso de enfermedad. “La opción del uso de las células madre claramente tiene que ver con una opción de futuro. Por ende yo invito a las personas a hacerse parte de esta experiencia, ir tras ella, informarse, conversar y tomar en conciencia una decisión. ¿Por qué restarse de una posibilidad que puede ser un bien en el futuro?”, expresa el conocido animador y cantante Sergio Lagos en un video testimonial del primer banco de células madre privado en Chile, “Vida Cel”. Esa es una de las tantas formas que tienen este tipo de organizaciones para captar  público. Claramente los rostros que dan estos testimonios pueden preservar de manera gratuita las células de sus hijos. ¿Pero será real la posibilidad de sanación ante algún percance?

Aclaremos. Una célula madre es un tipo especial de célula que aún no se han diferenciado, es decir, que tienen la capacidad de transformarse en cualquier otra que el cuerpo necesite. “Tienen una capacidad de auto duplicarse  y funcionan como un sistema reparador. Las células de nuestros tejidos se van deteriorando por el paso del tiempo pero se van generando nuevas células. Estas células madres que están en todos los tejidos son las encargadas de reparar las que perdieron su función o por algún tipo de agresión”, señala Alejandro Guiloff, homólogo y Director Médico de dicho banco.

En Chile, hay por el momento tres bancos privados que proveen este servicio. “VidaCel”, “Cryo-Cell” y “Cordon vida”. Y también existe el “Banco de Vida”, el primer y único banco público de células madre en nuestro país. ¿Pero en qué se diferencian? En el “público” –que no es propiedad del Estado, sino que de acceso público- las madres donan la muestra (sin ningún costo) de sangre del cordón de sus hijos. Si cualquier persona las necesitase para ocuparlas en un tratamiento tendrá esperar a que se encuentre alguien compatible y tras eso, pagar alrededor de 20 millones de pesos para comprar la muestra.  Es justamente este elevado precio el que ha impedido a gente el acceder a las ventajas de este tratamiento. “Hoy por hoy nosotros estamos encontrando injertos compatibles para casi todos nuestros pacientes, el problema son los recursos para poder obtenerlo”, expresó en una conferencia de prensa Francisco Barriga, Jefe de la unidad de Hemato-Oncología Pediátrica UC. Algunas Isapres sólo cubren el trasplante, pero no el injerto en sí.
 

¿Y qué es lo que se logra con la preservación? “Las células pueden curar una serie de enfermedades que se creían incurables. Por ejemplo, cuando hay un paciente que tiene diabetes y no produce insulina, se puede cambiar esa célula dañada que no produce, por una nueva, curando la diabetes. En investigación ya se está haciendo. Teóricamente se podrán cambiar los tejidos dañados por nuevos con la capacidad que tienen estas células madres” explica Guiloff. Las enfermedades más comunes para tratar con este tipo de células son las relacionadas con la sangre, como leucemias. También problemáticas con la piel, tendones, articulaciones y músculos, entre otras.

Éstas son extraídas de la sangre o tejido del cordón umbilical, y “son las mejores que pueden sacarse porque son las más jóvenes que uno puede tomar. Esto permite que tengan una mayor capacidad regeneradora, lo que se pierde a medida que uno envejeciendo” señala el experto.

Eso sí, el director indica que el éxito del trasplante “depende mucho del tipo y momento de evolución de la enfermedad a que pueda curarse. En general son tratamientos que tienen alto rendimiento y que son los únicos que pueden curar estas enfermedades”. Hasta el momento se han realizado en el país tres de ellos a través del Banco Público. Dos pacientes que sufrían de leucemia y uno con anemia congénita. Pronto se realizará otra.
 

Preservación de células madre ¿seguro de vida biológico?
Foto: Getty Images

Vidacel cuenta con 12 mil muestras, mientras que el Banco Público alcanza las mil.

Si como padres desean contratar este servicio, hay que preparar el bolsillo. El proceso de recolección, toma de muestras tanto a la madre como al recién nacido y la crio preservación tiene un valor de 900 mil pesos. A partir del segundo año 100 mil pesos anuales.  Se pueden dejar de pagar cuando el cliente desee.

Actualmente pueden curarse cánceres, desordenes metabólicos, fallas en la médula ósea, anemias, inmunodeficiencias y otras enfermedades como el síndrome de Evans y osteoporosis entre otras.

Las críticas

Bastantes críticas han recibido los bancos privados de células madre por el almacenamiento que proporcionan. Éstas principalmente se basan en la casi usurpación de dinero por algo “que nunca se utilizará” y en la poca evidencia científica que existe, en la cual hay más teoría que experimentación, además de la incertidumbre de ver si el tratamiento resultará o no.

Hay especialistas que critican el uso de estas células. Dicen que vuelven a enfermarse cuando son inyectadas en alguien que ya está padeciendo una enfermedad. ¿Qué opina?
“Si fuera así no existirían los bancos públicos, que son iguales que los privados en el sentido que guardas muestras de recién nacidos, y peor porque tú no vuelves a saber del niño que las donó. Hay información distorsionada que dice que si una persona tiene leucemia, ésta la tiene desde que nació. Las leucemias no son hereditarias, son congénitas porque vienen en los genes. Hay mutaciones en los genes, entonces cuando tú las tomas en el momento del nacimiento y alguien tiene una enfermedad después, las células se toman al momento en que están sanas, por lo tanto no tiene nada que ver que la enfermedad no se cure porque uno usa sus propias células”.

Guiloff explica que “Lo que no se pueden tratar son las enfermedades hereditarias, porque la enfermedad está en las células que tomaste, estas son alrededor del 3% de las que aquejan al ser humano. Ninguna de las que hemos tratado son hereditarias”

Hay quienes plantean que las células madre no tienen función específica, por lo que no siempre puede resultar un tratamiento exitoso…
Justamente por ser células indiferenciadas pueden funcionar en cualquier órgano y dirigirse a cualquier tipo de tejido. De hecho cuando tú las inyectas por vía endovenosa y hay una leucemia éstas son capaces de ir a la medula ósea, entrar a duplicarse y diferenciarse en las células de la medula. Cuando llegan a un tejido dañado, se diferencian en el tipo de tejido y tienen la capacidad de curarlas.

La posibilidad de poder curar a hijos e incluso familiares directo con la extracción y posterior preservación ya existe, la decisión está en los padres esperanzados de que a toda costa un tratamiento resulte. ¿Confiarías las células de tu hijo?

Terra