Mujer

publicidad
25 de marzo de 2011 • 15:00

¿Cómo lograr que un hombre te pida matrimonio en cuatro semanas?

La indiferencia es la mejor herramienta.
Foto: TERRA / TERRA
 

SANTIAGO.- Las relaciones entre parejas siempre son complejas, sobre todo si ellos y ellas no se entienden, y se pasan el tiempo discutiendo en vez de disfrutar la relación. En general, los hombres dicen no entender a las mujeres, pero la verdad es que ellos también son seres incomprensibles. Es por eso, que la periodista y escritora Ana Von Reber, escribió un libro llamado ¿Quién entiende a los hombres? En el cual, explica sus complejidades y entrega datos para tratarlos y tenerlos controlados. A continuación, una reseña de un capítulo del libro, que de seguro te identificarán.

En la segunda parte del libro, la autora escribe un capítulo llamado, “Plan C: Cuatro semanas para que él quiera casarse contigo”. Ahí, entrega datos para retener a la pareja y se decida a formalizar. El libro expone tres razones por las que un hombre quisiera casarse: primero, todos sus amigos se han casado; segundo, eres rica; o tercero, no soporta la idea de perderte.

Luego de tener eso claro, la autora recomienda seguir los siguientes consejos.

El día del plan C

Si no tienes ninguna de las tres cualidades nombradas, lo que propone el libro es dar un ultimátum, teniendo en cuenta que los ultimátums no sirven cuando los haces mal, porque los hombres no funcionan con bajo presión. Lo anterior, explica Von Reber, ocurre porque “para que un hombre quiera casarse, tienen que sentir que fue él el que tuvo la brillante idea de de casarse contigo, y que no lo hace presionado por la urgencia”.

Sin embargo, puedes dar un ultimátum sin que se note, acá va el plan. A penas sientas la necesidad de presionarlo, debes desaparecer de su vista y debe ser rotundo. Si antes te esforzabas por verlo todos los días, ahora no muestras interés y lo evades. La idea, es invertir los papeles de la pareja, y dejar de hacerlo ver a él, como el hombre ocupado con poco tiempo para ti.

Sé dulcemente inalcanzable

La idea es que aunque mueras de ganas de verlo, evítalo sobre cualquier otra cosa. Trata de no contestarle el teléfono, ni te metas al computador a escribirle o mandarle mensajes, pero si inevitablemente hablas con él, dile amorosamente que mueres de ganas de verlo, pero que no puedes porque estás demasiado ocupada. Eso le demostrará que eres independiente y que tienes muchas prioridades. O bien, dile que lo llamarás y no lo llames. “Para triunfar con los hombres debes comportarte como un hombre”.

Tiempo de resistir

Luego de una semana con tal mecanismo, él se te tirará encima, pero no debes ceder, pensarás que lo tienes listo y que el plan ha llegado a su fin, pero después de unos días todo volverá a la normalidad o tal vez sea peor. Y cuando lo quieras hacer de nuevo, no resultará porque sabrá que no tienes determinación.

Al final de la segunda semana, se comenzará a desesperar, poniéndose celoso o pensando que le eres infiel, pero no le hagas caso, dile que lo amas y que no puedes verlo solamente. Luego de dos semanas le habrás dado espacio para ver si te ama realmente y cuánto necesita de ti para vivir.

Los resultados del Plan C

Este plan, es para demostrarle que no lo necesitas para ser feliz. Muchas veces, cuando las mujeres se enamoran se dejan a sí mismas de lado y sus vidas, y cuando terminan, se dan cuenta de que perdieron mucho.

Cuando pase tanto tiempo, el querrá estar contigo y hablar de la relación, se le habrán quitado las ganas de salir con los amigos, o hacer otras cosas. Y es muy probable que acceda a avanzar en la relación y pedirte matrimonio.

Si no lo hace, o no se da cuenta de lo que has hecho y sigue igual que siempre, es porque no te valora y probablemente no sea para ti, y debas terminar tu relación para buscar un hombre mejor.

TERRA