Mujer

publicidad
20 de diciembre de 2013 • 10:40

Cómo reducir grasas y anular el efecto rebote de las dietas

Se aplica combinando un régimen dosificado de proteínas con un coaching nutricional para que los pacientes estén siempre bajo seguimiento profesional.

Foto: Getty
 

Un eficaz e innovador método basado en una dieta proteica que disminuye el nivel de grasas, empezó a aplicarse en Chile. Denominado RDK, su eficacia -a diferencia de muchos tratamientos- se debe a que combina la ingesta de suplementos alimenticios a base de proteína de alta calidad, con un aporte programado y progresivo de otros alimentos, junto a un cercano monitoreo médico y nutricional.

“El coaching nutricional es clave para evitar que las personas queden a la deriva, que es el factor detonante del fracaso de las dietas”,  afirma la nutricionista Sandra Torres, integrante del grupo multidisciplinario de NutriLine, que lleva adelante esta iniciativa.

El régimen proteico –que puede durar hasta siete meses- consiste en un sistema basado en proteínas de gran valor biológico, especialmente diseñadas para reemplazar durante un tiempo acotado a aquellos nutrientes ricos en calorías, de manera especial a los carbohidratos, responsables de la producción de grasas.   

Aplicación y plazos

Quienes utilizan el sistema RDK, experimentan una pérdida de grasas -no necesariamente de peso-, pero manteniendo la masa muscular, puesto que el adecuado aporte de proteínas mantiene el balance del cuerpo en equilibrio, obligando así al organismo a consumir sus propias reservas de azúcar y luego de grasas.

Foto: Gentileza

El método RDK consta de cuatro etapas, pero antes de su inicio requiere de un control nutricional y médico obligatorio, que tiene como objetivo verificar el estado metabólico de la persona y detectar posibles estados que hagan incompatible la implementación de esta dieta.

Para ello se realiza primero una evaluación profesional que consta de un examen para conocer los hábitos alimentarios de la persona, así como su peso, altura e índice de masa corporal. Posteriormente, se solicita a las personas efectuarse exámenes bioquímicos específicos o una biorresonancia de funciones orgánicas y alergias alimentarias para descartar contraindicaciones. “Esta evaluación resulta muy relevante para los pacientes y para nosotros, ya que nos permite trabajar de manera certera y lograr buenos resultados”, señala la doctora María Inés Arce.

Luego de estos test y contando con la aprobación médica, se comienza con la fase de introducción denominada 0, la que no se extiende más allá de 3 a 7 días. La misma se focaliza en inducir la cetosis, estado metabólico que hace que la persona comience a “quemar grasas” de sus reservas. Luego viene la etapa 1 de adelgazamiento, la que se mantiene  por el tiempo necesario para reducir peso mediante una menor ingesta de carbohidratos.

Con posterioridad, se pasa a un período de transición, que consiste en reintroducir de manera progresiva distintos tipos de alimentos por espacios cortos, de modo de otorgar variedad a la dieta y comenzar a flexibilizarla.  

La parte final es la de estabilización, fase de alta relevancia para evitar la recuperación de la grasa quemada y el peso (proceso conocido también como efecto rebote). Ella es vital para educar al organismo en un tipo de alimentación que debe ser equilibrada y sostenida en el tiempo.

El método RDK además entrega un innovador sistema de coaching nutricional, consistente en apoyo integral y monitoreo permanente, que se concreta de forma semanal vía telefónica y que está a cargo de un nutricionista. El profesional, mediante sencillas consultas, va verificando el proceso en cada uno de sus detalles, lo cual permite analizar los resultados, aclarar las eventuales dudas y acompañar al paciente para que éste pueda ir adecuando su régimen en virtud de la respuesta que está dando su organismo.

Suplementos alimenticios

Un aspecto importante para materializar este método, tiene que ver con el consumo de suplementos alimenticios que entregan las dosis proteicas recomendadas en cada fase.

Para ello existe una línea exclusiva de productos de muy alta calidad nutricional, denominada ReduKcal, cuyos productos no poseen preservantes ni colorantes artificiales y están enriquecidos con 18 vitaminas minerales; son hipocalóricos y tienen bajo aporte en hidratos de carbono. Con esto, proporcionan al organismo todos los nutrientes y aminoácidos necesarios, incluyendo a aquellos que favorecen la síntesis proteica, elemental para fortalecer la masa muscular. 

Los productos ReduKcal también contemplan una amplia variedad de sabores y son de fácil preparación, lo que brinda al paciente mayores alternativas para combinar la dieta y hacerla menos rutinaria. De este modo, algunos se usan como postres con  sabores como chocolate bitter o mousse de toffee; otros son refrescos con sabor a naranja y maracuyá, y existen sopas ideales para el almuerzo, entre otros.

Terra