Mujer

publicidad
16 de marzo de 2012 • 07:02

Hoy 16 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño

Un 50% de la población presentará en algún momento de su vida alguna enfermedad relacionada al sueño
Foto: Getty Images
 

Con el lema: “Respira fácilmente, duerme bien”, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño celebrará el próximo 16 de marzo el día mundial del sueño. El evento tiene como objetivo prevenir los riesgos asociados a la somnolencia diurna. Además, esta iniciativa busca educar a la población sobre los diversos trastornos del sueño que existen, considerando que los más comunes son la  somnolencia y el insomnio, los que amenazan la salud y disminuyen la calidad de vida de las personas. Pese a ello, lo que la mayoría de la gente no sabe es que éstos trastornos son enfermedades prevenibles y tratables en todos los países del mundo, sin embargo, menos de un tercio de los pacientes busca ayuda profesional.

Dormir es una función biológica básica de todos los seres vivos, mientras la persona duerme se realizan funciones vitales a nivel de células y sistemas que contribuyen a nuestro bienestar físico y mental, por lo que comprender las condiciones del sueño e indagar más en el área, ayudará a reducir los problemas que hoy aquejan la sociedad.

Los trastornos pueden manifestarse de diversas formas, como dificultad para iniciar o mantener el sueño, problemas para mantenerse despiertos en horas apropiadas, conductas anormales (pesadillas o sonambulismo) mientras se duerme, entre otros.

Las causas más comunes que generan trastornos del sueño son:

-Calambres en las piernas vinculados al sueño.

-Apnea obstructiva del sueño.

-Movimientos periódicos de brazos y piernas.

-Síndrome de las piernas inquietas.

-Micción nocturna, urgencia de orinar es una razón común para despertar por la noche.

-Enfermedades: toser o sentir ahogo e incluso comezón puede perturbar el sueño.

-Medicamentos, los analgésicos que contienen cafeína, algunos antidepresivos y los corticosteroides.

La Dra. Evelyn Benavides, Neuróloga y especialista en medicina del sueño de Clínica Dávila, entrega algunos consejos acerca de cómo  mejorar la calidad del sueño y explica lo que se conoce hoy como higiene del sueño: “Consiste en dormir y levantarse todos los días a la misma hora, no ver televisión en la noche, usar el dormitorio sólo para dormir y tener actividad sexual; hacer ejercicio en la mañana, no resolver problemas antes de ir a dormir y no tomar alcohol en la noche”.

Por el contrario, hay casos en que las personas tienen problemas para permanecer despiertos, esta afección es conocida como somnolencia diurna, por lo que la doctora recomienda seguir los consejos para tener un sueño reparador y lograr rendir bien en el trabajo.

Síntomas:

-Cansarse con mucha facilidad o sentirse agotados todo el tiempo.

-Quedarse dormidos no sólo en situaciones en las que es normal sentir sueño, sino también en las que se debe estar despierto, por ejemplo, conduciendo el auto.

-“Ataque de sueño” en situaciones peligrosas, como operando una maquinaria industrial, utilizando una sierra eléctrica o conduciendo un autobús escolar.

Las causas de este problema pueden deberse a privación de sueño, efectos de medicamentos, empleo de sustancias ilegales, apnea obstructiva del sueño (AOS) y o problemas psiquiátricos.

La somnolencia se puede aliviar tratando la causa del problema. Primero, determinar si la fatiga se debe a una depresión, ansiedad, aburrimiento o estrés. Si no está seguro, acudir a un médico es lo recomendable y cuando la somnolencia se debe a medicamentos, hablar con un especialista respecto a cambiarlos o suspenderlos. Nunca deje de tomar ni cambie sus medicamentos sin consultar primero con el médico.

Es verdad que la falta de sueño produce irritabilidad, falta de concentración, mal humor, disminución de la salud física y mental. La buena noticia es que todos los trastornos del sueño son tratables y algunos hasta prevenibles. Para eso se debe acudir a un médico que investigue y haga el diagnóstico adecuado, ya que sólo así se podrán tratar las causas y resolver el problema. En el caso de los roncadores habituales con pausas en la respiración (apneas) que despiertan cansados, con mayor razón deben buscar ayuda, ya que ponen en riesgo su salud cardiovascular.

Frente a todos estos trastornos, lo que hay que recordar es que el cambio en los hábitos es crucial para mejorar la calidad del sueño, si se siguen los consejos dados y se busca ayuda en caso de no presentar mejoría, dormir ya no debiera ser un problema que quite el sueño.

 

Terra Terra